¿Cómo funciona un crédito hipotecario?

como-funciona-un-credito-hipotecario

De la A, a la Z, esto es todo lo que debes saber sobre cómo funciona una hipoteca. ¡Toma nota!

Es probable que una hipoteca sea el préstamo más grande y a más largo plazo que harás para poder adquirir tu casa. Por eso, cuanto más entiendas cómo funciona un crédito hipotecario, mejor preparado estarás para evitar malas experiencias durante toda la duración de tu contrato. 

Una hipoteca es un préstamo que se obtiene de un prestamista para financiar la compra de una vivienda. Cuando una persona obtiene una hipoteca, se compromete a devolver el dinero que pidió prestado a una tasa de interés acordada.

La vivienda se utiliza como garantía. Eso significa que si no cumples con la promesa de pagar mes con mes, el banco tiene derecho a realizar una ejecución hipotecaria y quitarte la propiedad para venderla y recuperar su dinero. 

¿Cómo funciona un crédito hipotecario?

Cada mes que realizas un pago de tu hipoteca, este se divide en al menos cuatro grupos diferentes que componen el capital, los intereses, los impuestos y el seguro. Así es como funciona cada balde:

  1. Capital. Esta es la parte del saldo de su préstamo que se paga con cada pago.
  2. Interés. Esta es la tasa de interés que su prestamista cobra mensualmente por la hipoteca que eligió.
  3. Impuestos. Pagará 1/12 de su factura anual de impuestos a la propiedad cada mes según la cantidad que se evalúe cada año en su vecindario.
  4. Seguro. Los prestamistas exigen un seguro para propietarios de viviendas que cubra su vivienda contra peligros como incendios, robos o accidentes. Es posible que tengas un pago mensual adicional por separado para el seguro hipotecario según el pago inicial o tipo de préstamo.

En los primeros años de tu hipoteca, los intereses constituyen una parte mayor del pago total, pero a medida que pasa el tiempo, comienza a pagar más capital que intereses hasta que se cancela el préstamo.

Tu prestamista te proporcionará un calendario de amortización (una tabla que muestra el desglose de cada pago). Este documento te mostrará cómo se ajusta el saldo de tu préstamo con el tiempo, así como cuánto capital estás pagando en comparación con los intereses.

Ventajas de una hipoteca

  • Ser propietario de una vivienda. Una hipoteca te permite comprar una casa sin pagar el precio total en efectivo. 
  • Puedes cobrar tu capital. La equidad en su vivienda, la diferencia entre el valor de mercado de su vivienda y la cantidad que adeuda en la hipoteca, puede darle acceso al dinero cuando lo necesite. Muchos propietarios obtienen préstamos con garantía hipotecaria o líneas de crédito con garantía hipotecaria para pagar mejoras en la vivienda, facturas médicas o matrículas universitarias.
  • Tu puntaje crediticio puede mejorar. Tener un préstamo hipotecario al día en tu informe crediticio te da opción a acceder a préstamos en otros productos como autos o tarjetas de crédito con una mejor tasa de interés.
  • Puedes tener beneficios fiscales adicionales. El código tributario actualmente brinda beneficios por ser propietario de una vivienda. Puedes ser elegible para una deducción por los intereses pagados por la hipoteca, primas de seguros hipotecarios privados e impuestos sobre bienes raíces.

Desventajas de una hipoteca

  • Existe el riesgo de perder tu hogar. Debido a que tu casa es una garantía para la hipoteca, el prestamista tiene derecho a quedarse con ella si dejas de pagar. Si el prestamista se lleva tu propiedad en una ejecución hipotecaria, también perderás el dinero ya pagado hasta ese momento.
  • El valor de tu casa podría bajar. Cualquier propiedad que compres puede perder valor con el tiempo. Si el mercado inmobiliario cae y tu casa pierde valor, podrías terminar con un saldo hipotecario mayor que el valor de la vivienda. A esto se le llama estar “sumergido” y puede ponerte en una situación en la que tengas que pagar el saldo del préstamo para vender su casa, ya que este es más alto que el valor de su casa.

¿Qué pasa si no puedes pagar tu hipoteca?

En el momento de obtener su hipoteca, la mayoría de las personas suelen estar en condiciones de realizar con éxito los pagos de su préstamo. Y la mayoría de los prestamistas se aseguran de esto verificando los ingresos, revisando el historial crediticio y poniendo un límite en la relación deuda-ingresos (DTI) del prestatario. Pero a pesar de todas estas garantías, las cosas no siempre salen como se esperaba y existen varias razones por las que un propietario puede no hacer sus pagos.

que-pasa-si-no-puedes-pagar-tu-hipoteca

Muchas veces, una persona que enfrenta una ejecución hipotecaria ha experimentado un evento en la vida que cambió sus circunstancias financieras. Debido a esto, ya no pueden dar su pago mensual. Ejemplos de tales eventos incluyen:

  • Pérdida de empleo.
  • Asumir una deuda excesiva.
  • Experimentar una emergencia médica.
  • Incurrir en un gran gasto inesperado.
  • Perder parte o la totalidad de sus ingresos debido a divorcio o muerte.
  • Aumento en los gastos de manutención.
  • Desastres naturales.

Si atraviesas tiempos difíciles financieros, hay varios pasos que puedes tomar que te ayudarán mientras resuelves las cosas. ¿Por qué es importante? Porque de estas maneras evitarás que tu casa sea embargada y te quedes sin dinero ni vivienda. 

Tus alternativas son: 

Solicitar una indulgencia. Comunícate con el banco y pide una condonación hipotecaria. Esta opción te permite dejar de hacer pagos durante un período de tiempo establecido que variará según las políticas del prestamista. 

Asegúrate de comprender las opciones de pago después de que finalice el período de indulgencia. Por lo general, incluyen una opción para reembolsar todo el saldo adeudado, realizar pagos adicionales durante un tiempo determinado o diferir el pago del saldo pendiente hasta que venda o refinancia su casa.

Solicita un refinanciamiento de tu hipoteca. Si no eres elegible para una indulgencia, analiza las opciones de refinanciamiento de la hipoteca con el banco. 

Es posible que puedas negociar una tasa de interés reducida, un plazo más largo o una combinación de ambos. No olvides que debes realizar un seguimiento de toda la correspondencia escrita de tu prestamista y responder rápidamente a las solicitudes de documentación adicional, además de conocer cómo funciona un crédito hipotecario. 

Vende tu propiedad. Actualmente existen empresas inmobiliarias que compran viviendas aún si tienen adeudos. Por ejemplo, Valoreal es una compañía ubicada en Tijuana que se dedica a comprar viviendas adquiridas mediante hipotecas o préstamos INFONAVIT y FOVISSSTE.

Después de agendar una cita con alguno de sus agentes de bienes raíces, recibirás una visita gratuita para valuar tu casa. Después, en tan solo 48 horas, recibirás una oferta por tu hogar. 

Si es de tu agrado, firmarás la documentación ante notario y recibirás la cantidad acordada. De esta manera evitas seguir endeudándote y poniéndo en riesgo tu inversión. 

Lo mejor de todo es que no hay comisiones, procesos sospechosos ni terceros involucrados, es fácil, rápido, seguro, y sobre todo justo. 

Así que no dudes en pedir más informes tan pronto termines de leer esta nota: https://valoreal.mx/contactanos/

Más de 10 años de experiencia los respaldan. 

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Artículos relacionados